domingo, 24 de enero de 2010

Y un salario miserable...